lunes, 16 de octubre de 2017

DIY: Malla metálica


Buenos días a todos!
¿Qué tal ha ido el puente? Espero que muy bien!
El DIY de esta semana es un tutorial cómo hacer una malla metálica para notas.
Las mallas metálicas son una tendencia deco que ha sustituido a los clásicos tablones de corcho en decoraciones de escritorios, oficinas y espacios de trabajo. Dan un toque muy industrial y dejan un ambiente muy despejado.
Para obtener una malla metálica hay varias opciones, como comprarlas hechas (las de maison du monde son una cucada), comprar malla de obras, o hacerla nosotros mismos lo que nos permite hacerla a nuestro gusto y además es una opción muy económica (si sumo el total de todos los materiales, no ha llegado ni a 5 €)

Pero no me enrollo más y vamos a por ello.

Materiales:

- Alambre galvanizado de grosor entre 1.80 y 2.2 mm.
- Alicates.
- Pegamento fuerte.
- Pasta de modelar (ya os explicaré).
- Pintura en spray.



Paso a paso:

Paso 1: Lo primero que vamos a hacer es plantear el tamaño que queremos que tenga nuestra malla, los huecos, la distancia entre estos etc. La mía es de 90x60 cm, y cada cuadrado decidí que mediera 10cm.
Yo recomiendo hacer un boceto (en una hoja cuadriculada por ejemplo).

Paso 2: Cortar el alambre. Necesitamos cortar tiras de alambre un poco mas grandes de las medidas que hemos planteado. Y cortar el numero que necesitemos de cada longitud.

Paso 3: En los extremos de cada uno de las tiras de alambre doblamos con ayuda de los alicates y damos unas cuantas vueltas.


Paso 4: Ahora enganchamos el alambre a un lugar fijo por uno de los extremos que hemos doblado y en el otro extremo cogemos con los alicates y comenzamos a girar en un sentido.
Esto lo hacemos con todos los trozos de alambre que hemos cortado, para dejarlos rectos y tensos.
Como veis yo lo he hecho en una puerta.



Paso 5: Cuando tengamos todos los alambres tensados y rectos, los cortamos a la medida que queremos que nos queden finalmente.


Paso 6: Ahora, con un rotulador permanente hacemos las marcas donde irán los alambres pegamos. Como yo quería que cada cuadrado de la malla fuese de 10x10cm, hice las marcas a 10 cm en cada uno de los alambres.


Paso 7: Pegar el alambre. Con pegamento súperfuerte, vamos pegando los alambres formando la rejilla.

Ahora vienen los problemas, o al menos los que yo tuve.

Probé varias formas de pegar el alambre, como silicona, cola de contacto etc, pero lo que mejor funcionó fue el pegamento súperfuerte. Pero aún así, a veces se despegaba.

Solución: usar pasta de modelar de secado al aire. Puse un trocito de pasta de modelar en cada uno de los cruces de la rejilla envolviéndolo y le di una forma romboide para darle un toque original y dejé secar un día entero. Y creedme, no se ha movido ni se ha despegado.
Ahora eso sí, os recomiendo lijar la pasta una vez seca, para que la pintura posterior se quede mejor.

Paso 8: Pintar con la pintura en spray. Yo escogí dorado, porque al resto de la habitación le estoy dando toques dorados.


Yo lo he colgado en el mismo sitio que tenia el corcho, y justo le da el sol por las mañanas como se aprecia en las fotos.




Espero que os haya gustado!
Nos vemos el lunes que viene!

linkwithin

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...